jueves, 7 de marzo de 2013

Haz de tu currículum el trampolín hacia la entrevista



Redactar un buen currículum es una labor más compleja de lo que pensamos, requiere de más tiempo, del que realmente le dedicamos. El CV debe ser el reflejo de lo que deseas transmitir, debe llegar a la persona que lo lee, de ahí que el mensaje que quieres que reciba el reclutador/a deba ser el que realmente emana del currículum que has realizado.




Normalmente, cuando nos vamos a disponer a elaborar nuestro CV, no somos lo suficientemente conscientes de la importancia que tienen ciertos detalles, como la letra que utilizamos, las disposición de los párrafos, la utilización de la negrita o la cursiva, enfatizar determinados aspectos del currículum que queremos que queden marcados en la mente del reclutador/a, enlazar con las redes sociales, utilizar elementos creativos, entre otros aspectos.


El principal objetivo que debes lograr con tu currículum es “llamar la atención”, que constantemente estés en la mente del reclutador/a, que te posiciones en los primeros puestos, a pesar de que continúe leyendo otros CV, el tuyo tiene que destacar. Los responsables de los departamentos de recursos humanos dedican menos de un minuto a leer un currículum.


Algunos detalles a tener en cuenta son los siguientes:


Piensa antes de actuar: el comienzo de un buen mensaje es la maduración en la mente de quien  lo crea, es decir, medita  que imagen de ti quieres reflejar.


La forma: tienes que decantarte por una forma atractiva, cuenta una historia interesante, pero para saber el final hay que llegar a la entrevista, que el reclutador/a tenga curiosidad por conocerte para saber más de ti.


Párrafos: cortos, pero llenos de contenido, sintetiza, concentra lo que quieres transmitir en pocas palabras, estudia bien los verbos, sustantivos, etc.


Letra: utiliza varios tipos de letras, que amenice la lectura y no la vuelva monótona. La letra debe incitar a la lectura, no utilices tipos de letras estridentes, que dañen la vista, que mareen, ya que pueden sobresalir más que tu mensaje. 


Destaca tus competencias: lo ideal es que las ubiques en un lugar fácil de percibir, bajo una forma llamativa pero sin exagerar.


Web 2.0: tus enlaces a las redes sociales, tarjeta de presentación virtual, blogs, sitio web, perfil profesional, en definitiva todo aquello que corrobore esa imagen profesional que quieres dar.


Utiliza elementos innovadores: como por ejemplo, archivos de voz, códigos qr, videocurrículum, etc.


Personaliza el archivo a enviar: cuando envíes el archivo a través de email, personalízalo, ej: Carmen Campanario – CV 2013, Carmen C – CV marzo 2013; ya que esto aporta información sobre ti y aspectos de tiempo que facilitan al reclutador/a saber cuando enviaste el currículum.


El color: el cv no tiene por qué ser en blanco y negro, puedes utilizar las distintas gamas de grises, o los colores para enfatizar algo en concreto que quieres resaltar, pero de forma apacible, que no maree.


Extensión: no más de dos páginas, hay que sintetizar.


El aspecto más importante del currículum, es que debe ir adaptado al puesto al que se desea optar, por lo tanto es importante que analices las características y adaptes el CV  a lo que se demanda. Destaca que posees todo lo necesario para ese puesto, sobre todo el valor que tienes como candidato/a, aquello que tú puedes aportar y no otras personas.


Revísalo cuantas veces sea necesario, para que el mensaje no de lugar a errores de interpretación; incluso puedes contar con la opinión de otras personas, ¡¡ no te precipites!!


La carta de presentación: cuando envíes el CV por email, el mensaje de la carta de presentación puede ir en el mismo texto del correo, el cual debe ser breve pero lo suficientemente inciso como para que la persona que lo reciba continúe leyendo el archivo adjunto.


En definitiva, tienes que hacer una campaña de marketing sobre ti mismo/a, llamar la atención de tal forma, que  el paso siguiente sea la entrevista, donde tienes que reiterar ese valor que posees e incluso si puedes aumentarlo.


Recuerda: esto va de satisfacer necesidades, el “qui pro quo”, tu obtienes el puesto y la empresa una persona que le solucione un problema o satisfaga una necesidad, los/las reclutadores/ras deben tener la certeza de  que será beneficioso/a para la empresa contar contigo.




Si sigues el mismo camino que los demás, las posibilidades de llegar el/la primero/a se reducen; mira a tu alrededor, quizás encuentres caminos alternativos que se dirigen al mismo punto.





No hay comentarios:

Publicar un comentario